La liposucción es un procedimiento quirúrgico en el que se usa una técnica de succión, para eliminar la grasa de áreas específicas del cuerpo, como el abdomen, las caderas, los muslos, los glúteos, los brazos o el cuello; con la liposucción también se da forma (moldea) a estas áreas. La liposucción también se denomina «lipoescultura» y «moldeado corporal».

Los candidatos ideales para lipoescultura son aquellos que tienen estos acúmulos grasos periféricos; deben contar con un adecuado tono de la piel, pues de lo contrario la piel puede no adherirse adecuadamente. Si la piel se encuentra muy flácida, secundaria a estrías, es posible que requiera una lipectomía de la zona indicada. La lipoescultura NO es un procedimiento para el manejo de la obesidad, por el contrario debe estar asociado a cambios en los hábitos alimentarios y un programa de ejercicios para el fortalecimiento y mejoría de la capacidad aeróbica. La duración de la cirugía, varía dependiendo de las áreas a ser lipadas y se hace bajo anestesia general, se puede hacer ambulatorio u hospitalizado según cada paciente.

Indicaciones:

La liposucción se usa para retirar grasa de áreas del cuerpo que no han respondido a la dieta ni el ejercicio, como las siguientes:

  • Abdomen
  • Brazos
  • Glúteos
  • Pantorrillas y tobillos
  • Tórax y espalda
  • Caderas y muslos
  • Cuello.
WhatsApp chat